Viajes

Visitar la Isla de Roosevelt en Nueva York

Pin
Send
Share
Send


Día 10 : Nueva York: Brunch en 230 Fifth, Isla de Roosevelt - Obra de teatro en Broadway: Aladdin


Hoy era el día en el que pensábamos ir hasta la Isla de Roosevelt, para subir al teleférico y ver de cerca el famoso puente de Queensboro, a parte de conocer un poco más esta zona de la ciudad acompañados por una amiga que vive en Nueva York, con la que después queríamos acabar la mañana de la mejor forma, con un brunch en 230 Fifth, uno de los lugares con más solera de la ciudad. Pero como siempre podemos darle la vuelta a cualquier situación, decidimos cambiar un poco el orden de las visitas del día y quedamos con Ingrid directamente en el 230 Fifth para el bruch y decidimos que la tarde la dedicaremos a visitar la Isla de Roosevelt en Nueva York, ya que las previsiones del tiempo son mucho mejores a partir de media mañana.
Y con el planning de hoy ya concretado nos acercamos al Starbucks que tenemos frente al Holiday Inn Times Square donde desayunamos por 15 dólares y donde volvemos a hacer otro pequeño cambio de planes y es que habíamos pensado dedicar estas horas de la mañana a descansar, pero viendo que la lluvia tampoco es demasiado intensa, decidimos dedicar la mañana al noble arte de visitar algunas de «las tiendas más de moda» de la ciudad.
No son aún las 10 de la mañana cuando cogemos el metro que nos lleva hasta 23St donde está Fishs Eddy una tienda que hemos leído está muy bien y es muy curiosa por tener artículos del hogar algo más alternativos a los que vemos habitualmente.
Tenemos que decir que pese a que no somos demasiado dado a las tiendas cuando estamos de viaje, en este caso debemos reconocer que esta merece mucho la pena. Con una decoración muy cuidada, con encanto, tienen diferentes zonas diferenciadas, con una toda dedicada a utensilios de cocina y de casa, teniendo incluso piezas más enfocadas al souvenir, bastante diferente a lo que solemos encontrar. Incluso vemos un par de colecciones de Nueva York que creemos merecen la pena si buscas un regalo original.
Después de esta visita continuamos paseando por la misma calle hasta llegar a Paragon Sports, una tienda bastante famosa de deportes, donde aprovechamos también para entrar y echar un vistazo, ya que la teníamos apuntada como una de las tiendas curiosas de la ciudad. En este caso tenemos que decir que no nos ha llamado mucho la atención, más bien nada y es que al no estar buscando nada de deporte, no le hemos encontrado el aliciente a la visita.
Son casi las 11 de la mañana cuando damos por acabada la ruta de las tiendas, algo pobre, somos conscientes, pero es que como hemos comentado alguna vez, este no es precisamente el tema que más nos gusta en un viaje, aunque tenemos que reconocer que en Nueva York, si te gusta ir de tiendas, podrías pasarte días haciéndolo sin aburrirte.
Pero como aún nos queda prácticamente una hora hasta la hora del brunch en 230 Fifth, nos acercamos de nuevo al metro para coger la línea R para acercarnos de nuevo y darle otra oportunidad a Century 21, uno de los mejores outlets en Nueva York, y es que cuando llueve en Nueva York y ya has visto todos los museos, probablemente el mejor plan pase por ir de tiendas o cafeterías, adentrándote en la parte más «materialista» de la ciudad.
Estamos aquí unos 45 minutos en los que subimos hasta la quinta planta, perdiéndonos entre pantalones, camisas, zapatos y demás, que nos muestran ese lado más consumista de la ciudad y sobretodo de los turistas y es que es tenemos que decir qué impresionante nos resulta ver como la gente va con cestas llenas de bolsos o cualquier otro artículo para llevar a casa. No tardamos mucho en este recorrido y cuando son las 12 volvemos al metro para coger la línea R, parando en la 28St, donde hemos quedado con Ingrid para ese brunch en el 230 Fifth que esperamos sea memorable y más después de ver que ha dejado de llover y parece que el sol quiere salir a darnos la bienvenida.

La entrada al 230 Fifth es gratuita y lo primero que hacemos en cuanto llegamos al local es pedir una mesa para tres que os dan en uno de los mejores lugares, justo en una de las ventanas que tiene vistas al Empire State, así que de momento la comida no sabemos cómo estará, pero las vistas desde aquí, sí que podemos confirmar que son únicas.

Como podéis imaginar las más de dos horas que pasamos disfrutando de este brunch en el 230 Fifth, las pasamos entre charlas interminables, poniéndonos al día, mezcladas con un par de ocasiones en las que nos levantamos al buffet a rellenar nuestros platos.
En líneas generales tenemos que decir que el buffet es bastante completo y que por el precio de 29 dólares, creemos que es más que justo, añadiendo sobretodo las vistas que tienes. En nuestro caso, al hacer bastante fresco y justo acabar de llover no hemos aprovechado la zona de terraza en la comida, aunque tenemos que decir que la parte interior, sobretodo donde hemos estado nosotros, es perfecta.
Después de pagar, 29 dólares por persona más bebidas y cafés (4 dólares cada uno), nos acercamos a la zona de la terraza, que es la zona más famosa del 230 Fifth y nos encontramos con unas vistas muy interesantes del Empire State, pero que no acaban de engancharnos y es que quizás, tal y como se ve en la anterior imagen, al no tener una perspectiva completa, eso hace que, al menos para nosotros, las vistas queden un poco deslucidas.
Lo que sí encontramos como un gran acierto son los iglús que tienen en la terraza, que te previenen del frío y la lluvia y le dan un doble uso a esta zona del local.

La Isla de Roosevelt es alargada y pequeña isla residencial ubicada en la zona este de Nueva York, a la que muchos turistas llegar cada día no sólo por conocer esta zona de la ciudad, si no por utilizar el teleférico que une ambas islas y desde el que se tienen unas vistas increíbles de Manhattan.

ITINERARIO COMPLETO

Video: TELEFERICO ROOSEVELT ISLAND - NEW YORK (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send